Lunes, 08 Julio 2019 03:55

Diputada Mayela Salas atenta contra la libertad de expresión; exige que no difundan sus actos de corrupción

Valora este artículo
(0 votos)

URUAPAN, MICH.-  La diputada local por el distrito de Uruapan Norte Mayela Salas Saenz de extracción morenista,  parece no haber entendido que no por tener un convenio de publicidad se le va a solapar y a guardar silencio por sus actos de corrupción, cuartando con esto la libertad de expresión de los medios de comunicación que han informado a la sociedad que la llevó hasta el Congreso Local su pésimo actuar durante este primer año como legisladora en el cual no se le ve traza, pues se ha rodeado de asesores reciclados que lejos de sumarle le han restado.

Todo se desprende luego de que la legisladora uruapense realizará en los pasados meses un viaje al país de China con varios otros representantes, resulta que a su regreso exigía a la 73 legislatura que le fuera reembolsado el dinero que gastó en su viaje de placeres, pues no se le puede llamar de otra cosa ya que nunca ha presentado un informe de sus actividades a nadie.

Esta situación fue publicada en su momento por varios medios de comunicación incluido Diario 452 pues la sociedad debe de darse cuenta por quien fue que votaron para que los representara en el Congreso del Estado.

De igual manera Los comuneros de Angahuan han mostrado su inconformidad pues su casa de enlace legislativo, por cierto la única que tiene, fue puesta en la que era la casa de “la bruja de Angahuan” quien fue acusada del secuestro y homicidio de un menor de cinco años y que la jueza Ernestina dejó en libertad luego de que durante la declaración no contó con un intérprete.

Así mismo, uno de sus asesores el que por cierto es perredista, que no simpatiza con los ideales de la Cuarta Transformación, ha opacado el poco trabajo legislativo que ha hecho Mayela Salas, que tal pareciera que su partido debería de ser el Verde Ecologista, pues del medio ambiente, el cáncer por el aguacate no ha salido en 365 días.

A este sujeto se le suma que también en los pasados meses fue detenido en estado de ebriedad causando disturbios  y amedrentando a los uniformados con despedirlos pues él trabajaba en el Congreso del Estado.

Con esto la reputación de la diputada Mayela Salas ha quedado muy debajo de sus similares uruapenses, pero es imposible ayudar a quien no se quiere ayudar.

Visto 768 veces